Escuela Alpina de Gredos | Gredos
50519
page-template-default,page,page-id-50519,eltd-core-1.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,borderland-ver-1.13, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,fade_push_text_top,paspartu_enabled,paspartu_on_top_fixed,paspartu_on_bottom_fixed,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
 

Gredos

Nos encontramos en el Parque Regional de la Sierra de Gredos

 

Modelado por la erosión en pretéritas épocas glaciares, la Sierra de Gredos, en el sur de Castilla y León, se presenta como una espectacular sucesión de lagunas, circos, gargantas, cuchillares, riscos, galayos y depósitos morrénicos. Es el feudo de la capra hispánica.

En su accidentado y vertical relieve de picos agudos, brechas y salientes empinados, destacan el Circo y la laguna Grande de Gredos. Ambos son de origen glaciar y aparecen presididos por el pico Almanzor, coloso pétreo que, con sus 2.592 metros, es la máxima altura de todo el Sistema Central.

Si el relieve convierte a Gredos en una bella y espectacular montaña, desde el punto de vista biológico su hábitat nos ofrece uno de los espacios más interesantes de toda Europa occidental.

Debido a su situación geográfica, a los fuertes desniveles y a la distinta orientación de sus laderas, la Sierra de Gredos puede considerarse como un auténtico paraíso para la flora. Las diversas especies vegetales aparecen distribuidas en pisos superpuestos que alcanzan su culminación en el piso alpino, el más interesante de todos ya que en el mismo se han localizado un gran número de endemismos botánicos. También dentro de la fauna, la Sierra de Gredos destaca por sus endemismos: un mamífero, tres reptiles y dos anfibios. La cabra montés, la salamandra del Almanzor y el sapo común de Gredos son los más relevantes.

Más información de interés:

Enlace a la web del ENP, mi espacio natural 

Enlace a la web Turismo Ávila

 

 

“Gredos montaña sagrada,

Que se toca de la pureza blanca de la nieve

Para guardar su corazón de piedra berroqueña

Eterno como la fuerza del espíritu

Que desafía el tiempo y cambia los destinos”

Orlando Ribeiro